Recomendaciones para padres de adolecentes con depresión

Los síntomas causados por la depresión mayor pueden variar de una persona a otra. A fin de aclarar el tipo de depresión que padece tu hijo adolescente, el médico puede utilizar uno o más especificadores, lo cual significa depresión con características específicas. A continuación te ofrecemos algunos ejemplos:

  • Ansiedad: depresión con inquietud inusual o preocupación por posibles eventos o pérdida del control

  • Características melancólicas: depresión grave con falta de respuesta a algo que solía causar placer y está relacionado con el despertar temprano por la mañana, empeoramiento en el estado de ánimo de la mañana, cambios importantes en los hábitos alimenticios y sentimientos de culpa, nerviosismo o lentitud

  • Características atípicas: depresión que incluye la capacidad de estar temporalmente alegre como consecuencia de eventos felices, mayor apetito, aumento excesivo de sueño, sensibilidad al rechazo y pesadez en brazos o piernas

Otros trastornos que pueden causar síntomas de depresión

Muchas otras enfermedades incluyen la depresión como síntoma. Un diagnóstico preciso es la clave para obtener el tratamiento adecuado. La evaluación del médico o del profesional de salud mental ayudará a determinar si los síntomas de la depresión son producto de una de las siguientes enfermedades:

  • Trastornos bipolares del tipo I y II. Estos trastornos del estado de ánimo incluyen cambios en el estado de ánimo con altibajos emocionales. En ocasiones, es difícil distinguir entre el trastorno bipolar y la depresión.

  • Trastorno ciclotímico. El trastorno ciclotímico implica altibajos emocionales que son más leves que los que se presentan en el trastorno bipolar.

  • Trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo. Este trastorno del estado de ánimo en los niños incluye irritabilidad crónica y grave, y enojo con frecuentes arrebatos de temperamento extremo. Por lo general, este trastorno se transforma en un trastorno depresivo o de ansiedad durante la adolescencia o la edad adulta.

  • Trastorno depresivo persistente. Algunas veces denominado distimia, es una forma de depresión menos grave, pero más crónica. Si bien generalmente no es incapacitante, el trastorno depresivo persistente puede impedir el funcionamiento normal en las rutinas diarias y el desarrollo al máximo de la vida.

  • Trastorno disfórico premenstrual. Esto implica síntomas de depresión relacionados con cambios hormonales que comienzan una semana antes y mejoran unos días después del inicio de un ciclo menstrual. Los síntomas son mínimos o desaparecen una vez finalizado el periodo.

  • Otras causas de depresión. Esto incluye la depresión producto del uso de drogas recreativas o ilegales, ciertos medicamentos recetados o una enfermedad médica.




Estilo de vida y remedios caseros

Tú eres el mejor defensor de tu hijo adolescente para ayudarlo a recuperarse. Además del tratamiento profesional, a continuación te ofrecemos algunas medidas útiles para ti y tu hijo:



  • Sigue el plan de tratamiento. Asegúrate de que tu hijo asista a las consultas, incluso si no tiene ganas de ir. Aunque tu hijo ya se sienta bien, asegúrate de que continúe tomando los medicamentos según las indicaciones. Si tu hijo deja de tomar los medicamentos, los síntomas de la depresión pueden volver a aparecer. Y dejar los medicamentos de repente puede causar síntomas similares a los de la abstinencia.

  • Obtén información acerca de la depresión. La educación puede fortalecer a tu hijo adolescente y motivarlo para que cumpla con el plan de tratamiento. También puede ser beneficioso para ti y para otros seres queridos informarse sobre la depresión y entender que puede tratarse.

  • Promueve la comunicación con tu hijo adolescente. Habla con tu hijo sobre los cambios que observas y haz hincapié en tu apoyo incondicional. Genera un entorno en el que tu hijo pueda compartir sus inquietudes mientras lo escuchas.

  • Presta atención a los signos de advertencia. Trabaja con el médico o el terapeuta de tu hijo para saber qué podría desencadenar los síntomas de depresión. Elabora un plan para que tú y tu hijo sepan qué hacer si los síntomas empeoran. Pide ayuda a familiares o amigos para que también presten atención a las señales de advertencia.

  • Asegúrate de que tu hijo adolescente adopte hábitos saludables. Hacer ejercicio regularmente, incluso actividad física liviana, puede ayudar a reducir los síntomas de depresión. Dormir una cantidad saludable de tiempo cada día es importante para todos los adolescentes, en especial los que tienen depresión. Si tu hijo tiene problemas para dormir, pídele consejos al médico.

  • Ayuda a tu hijo adolescente a evitar el alcohol y otras drogas. Tal vez tu hijo crea que el alcohol, la marihuana u otras drogas alivian los síntomas de la depresión, pero a la larga los empeoran y dificultan el tratamiento. Habla con el médico o terapeuta si tu hijo necesita ayuda para lidiar con el consumo de alcohol o drogas.

  • Elimina o limita el acceso a los objetos que tu hijo podría utilizar para autolesionarse. Esto puede incluir retirar o colocar las armas en un lugar seguro, retirar objetos filosos, alcohol o medicamentos riesgosos de la casa si vives con un adolescente que tiene depresión.



Estrategias de afrontamiento y apoyo

Mostrar interés y el deseo de comprender los sentimientos de tu hijo adolescente le permite saber que te importa. Es posible que no entiendas por qué tu hijo adolescente se siente desesperado o tiene una sensación de pérdida o fracaso. Pero escucha sin juzgar e intenta ponerte en el lugar de tu hijo adolescente. Ayuda a fomentar la autoestima de tu hijo adolescente al reconocer los pequeños éxitos y elogiar la competencia.

Anima a tu hijo adolescente a hacer lo siguiente:

  • Hacer y mantener amistades sanas. Las relaciones positivas pueden ayudar a aumentar su confianza y lo ayudan a mantenerse conectado con los demás. Anima a tu hijo adolescente a evitar las relaciones con personas cuyas actitudes o comportamientos podrían empeorar la depresión.

  • Mantenerse activo. La participación en deportes, actividades escolares o un trabajo puede ayudar a mantener a tu hijo adolescente concentrado en cosas positivas, en lugar de sentimientos o conductas negativas.

  • Pedir ayuda. Los adolescentes pueden ser reacios a buscar apoyo cuando la vida parece abrumadora. Anima a tu hijo adolescente a hablar con un miembro de la familia u otro adulto de confianza cuando sea necesario.

  • Tener expectativas realistas. Muchos adolescentes se juzgan a sí mismos cuando no pueden cumplir con estándares académicos poco realistas, por ejemplo, en aptitudes atléticas o en su apariencia. Hazle saber que está bien no ser perfecto.

  • Simplifica la vida. Anima a tu hijo adolescente a elegir cuidadosamente sus obligaciones y compromisos, y establecer metas razonables. Hazle saber a tu hijo adolescente que está bien hacer menos cuando se siente triste.

  • Tiempo de estructura. Ayuda a tu hijo adolescente a planificar actividades con listas o un planificador para mantenerse organizado. Seguir una rutina habitual puede ayudarlo a mejorar el estado de ánimo.

  • Mantener un diario privado. Implementar un diario puede ayudar a mejorar el estado de ánimo de tu hijo adolescente al permitir que se exprese y trabaje a través del dolor, la ira, el miedo u otras emociones.

  • Comunícate con otros adolescentes que luchan contra la depresión. Pregunta al médico o al terapeuta si hay grupos de apoyo locales para la depresión adolescente. Los grupos de apoyo para la depresión se ofrecen en línea, pero consúltelos para asegurarse de que sean sitios confiables, como National Alliance on Mental Illness (Alianza Nacional para las Enfermedades Mentales) o Depression and Bipolar Support Alliance (Alianza para la Depresión y el Apoyo Bipolar).

  • Mantenerse sano. Haz tu parte para asegurarte de que tu hijo consuma comidas saludables de manera periódica, haga ejercicio con regularidad y duerma lo suficiente. Lleva alimentos saludables a la casa y limita los alimentos que no son saludables, y establece un horario para apagar las luces a la hora de acostarse.




Referencia:

Tomado de mayoclinic


5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Las Afirmaciones Positivas ¿ayudan?

Las afirmaciones positivas son frases que se dicen con confianza acerca de una verdad percibida, se utilizan mucho en el desarrollo personal

Aviso: Los servicios disponibles a través de PSIntegra son brindados de manera independiente por profesionales en salud mental autorizados. PSIntegra.com no brinda ningún servicio de salud mental u otros de atención médica. Los profesionales en salud mental no pre-escriben medicamentos a través de PSIntegra. Si estás experimentando una emergencia, por favor comunícate a los servicios de emergencia disponibles en tu zona.

© 2018  PSINTEGRA - Todos los derechos reservados.

Psintegra® - © Copyright
  • Facebook

PSINTEGRA |  El Salvador

Servicios profesionales avalados por la Junta de Vigilancia de Psicología - JVPP