¿Eres un impostor?

¿Sabes que mucha gente padece del síndrome del impostor y no lo sabe?


Una carrera profesional exitosa, logros académicos, elogios y, a pesar de todo, sigues pensando que todo se debe a una serie de "golpes de buena suerte", que pueden desaparecer en cualquier momento.

Este trastorno es más habitual de lo que parece, se llama "síndrome del impostor" y siete de cada 10 personas lo han sufrido alguna vez en su vida.


Miles de personas se encuentran secretamente preocupados por no ser capaces de lo que el mundo espera de ellos


Nunca estaré a la altura...

Las personas que sufren este trastorno del impostor tienen la sensación de no estar nunca a la altura; de no ser lo suficientemente buenos, competentes o capaces; de ser impostores, un fraude.


Estas personas asumen que su éxito es cuestión de suerte y nunca lo atribuyen a tu inteligencia o capacidad, sino a factores externos o al hecho de que hayan tenido que trabajar muy duro para lograrlo.


"Me siento como un impostor"


La mayoría de las personas que sufren el síndrome del impostor no dirían que se sienten como impostores. Pero cuando oyen hablar sobre el tema a menudo exclaman: '¡Así es exactamente como me siento!"

Evaristo Fernández, profesor de Psicología Diferencial de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED, España) asegura que este síndrome está muy ligado al pesimismo defensivo.

"El Pesimismo Defensivo (PD) y el Síndrome del Impostor (SI) tienen dos cosas en común: la existencia de dudas acerca de la propia habilidad, el miedo al fracaso y el mantenimiento de unas bajas expectativas de resultado, todo ello a pesar de una importante historia de éxitos".

No se creen merecedores de los éxitos que obtienen y les preocupa que los demás puedan descubrir en cualquier momento que no son tan inteligentes como parecen.


¿Este síndrome afecta mi vida laboral?